Ansiedad, abordaje integral

Aprende a relajarte y aumentar el bienestar

Cuando hablamos de ansiedad nos podemos referir tanto a un trastorno de ansiedad diagnosticado, como el estado ansioso que cualquier persona siente en determinados momentos de su vida o bien a un estado de preocupación excesiva ante unos hechos concretos.


Lo que hay en común en estas situaciones es una respuesta emocional, un sentimiento de inquietud / malestar y síntomas somáticos de tensión en mayor o menor medida dependiendo de la afectación y del grado de conciencia del malestar.

Desde este punto de vista, la ansiedad es entendida como connatural a la propia existencia humana.

¿En qué consiste?

Para tratar la ansiedad integramos el uso de técnicas psicológicas y corporales como: las técnicas de relajación, las técnicas respiratorias, la terapia cognitiva y la aplicación individual de la terapia holística de polaridad y craneo sacral.

¿Qué conseguirás?

Las técnicas de relajación se incluyen como estrategia para tratar la ansiedad y también para crear una sensación general de bienestar y tranquilidad.

Los objetivos de la relajación son:

  • Ayudar a reducir la tensión muscular del cuerpo
  • Disminuir la frecuencia e intensidad del ritmo cardíaco
  • Mejorar la oxigenación de los tejidos
  • Disminuir el ritmo de la respiración
  • Todo ello provoca cambios a nivel del sistema nervioso y hormonal que contribuyen a senir más bienestar de forma generalizada (tranquilidad)

En cuanto a las técnicas respiratorias nos centramos en entender las funciones de la respiración, la musculatura implicada y las posiciones más adecuadas para que la respiración sea fluida. Trabajaremos:

  • Fases de la respiración.
  • Estructuras implicadas en la respiración.
  • Respiración profunda.
  • Respiración abdominodiafragmàtica.
  • Respiración torácica y costal.
  • El diagfragma.
  • Ejercicios combinados de respiración y movimiento.

¿Cómo es una sesión?

Con la técnica de la relajación muscular profunda trabajaremos a nivel de los diferentes grupos musculares de nuestro cuerpo. Primero habrá que tomar conciencia de las diferentes partes del cuerpo y de los músculos que están con más tensión. A partir de aquí iremos aprendiendo a contraer y relajar determinados músculos lo que ayudará a discriminar las diferentes tensiones del cuerpo, relajar la musculatura y el cuerpo y la mente en general.

Con el entrenamiento autógeno se consigue la relajación a través de entrar en contacto con las sensaciones de peso y / o calor en determinadas partes del cuerpo.

La organización de cada sesión nos ayuda a relajarnos y aumentar nuestra sensación de bienestar.

Entraremos en la sala sin hablar y manteniendo un ambiente lo más silencioso posible. Nos dispondremos en las colchonetas y nos estiraremos en la posición de relajación. A continuación imaginaremos una situación agradable, comenzará a sonar una música suave y tranquila e iremos guiando en todo momento para mantener la atención. Debemos tener en cuenta que relajación no es sinónimo de dormir ni estar pasivo. Hay que estar en una actitud de atención y a la vez relajación del cuerpo y la mente.

En los talleres, aprenderemos la técnica de relajación para que después la podamos aplicar en su vida diaria y mantenernos con un estado más agradable y sin tanta ansiedad.

Además, se pueden introducir elementos musicales, de visualización y de atención plena para finalizar la relajación.

La terapia cognitiva consistirá en facilitar herramientas para ayudar a que la persona conozca sus creencias y así poderlas reestructurar. Se aplicará el contacto con el momento presente, la detección de las preocupaciones, la aceptación, el entrenamiento en resolución de problemas, el entrenamiento en habilidades de afrontamiento y la reformulación de la situación.

¿Te interesa esta charla o curso?

Facilitadora

judith-005
Psicóloga y Fisioterapeuta
Judit Puig

Recuerda

"La preocupación no elimina el dolor del mañana, sino que elimina la fuerza del hoy."
Corrie Ten Boom
Escritora y Activista